El comedero ha sido construido de forma artesanal por personal de SEOBirdLife y la ayuda del parque nacional.